Los ‘indepes’ catalanes nos llevan vendiendo la moto de que constituyen un movimiento pacífico desde hace tiempo.

Pero los hallazgos de una investigación de la Guardia Civil parecen desmentirlo. En concreto, el informe de la benemérita atribuye a los detenidos de los Comités de Defensa de la República (CDR) la intención de cometer “atentados». Por lo tanto, se trataría de una organización con fines terroristas.

Ademas, los CDR realizaron varias búsquedas en Internet de datos relativos a personas vinculadas a partidos políticos contrarios a la independencia y de un agente del cuerpo de Mossos d’Esquadra, como «posibles objetivos”. Entre ellos, el líder del PP, Pablo Casado; Manuel Valls, entonces concejal del Ayuntamiento de Barcelona o José Manuel Villegas, exsecretario general de Ciudadanos.

La Guardia Civil añade que se han incautado «evidencias de anotaciones» referidas a personas y las matrículas de sus vehículos de personas «ideológicamente contrarias a la independencia», reseñando los casos de Antonio López Pérez y Annerose Bloss.

A todo esto, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, no recibieron ayer miércoles al Rey de España a su llegada a la reunión anual del Cercle d’Economía, en la que se han respaldado los indultos a los líderes del procés. Es que estos chicos son muy educados.