Noticia © El Pais Óscar EstaireElsa García de Blas

El PNV insiste en que se debería aplicar el estado de alarma en todo el país y después fijar las condiciones

El Partido Popular se ha ofrecido este lunes a hablar con el Gobierno para cambiar la ley tras el fin del estado de alarma con su propuesta de plan b para que las comunidades autónomas gestionen las restricciones. Los populares ofrecen como alternativa la proposición de ley del Grupo Popular registrada hace un mes en el Congreso de los Diputados, horas después de que el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, planteara, en una tribuna en EL PAÍS, reformar la ley si el Tribunal Supremo veta los decretos de algunas autonomías para mantener el toque de queda o los confinamientos, una afirmación que ha matizado después en una entrevista en La Sexta, al señalar que “ahora mismo” no hay “necesidad de hacerlo” y que el Ejecutivo no se plantea cambios normativos. En una entrevista en Cadena SER, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha señalado al respecto de una modificación legal: “Lo tenemos muy fácil. El PP ha registrado una proposición de ley y en 15 días puede entrar en vigor. El Gobierno es que no tiene ni que hacer el trabajo, está registrada y consultada con los principales juristas de este país”. El PNV ha insistido en que se debería aplicar el estado de alarma en todo el país y después fijar las condiciones, en la línea de lo que el lehendakari Iñigo Urkullu lleva pidiendo un mes.

El PP aprovecha para cargar contra el Gobierno por no haber previsto antes esta situación de caos jurídico tras el fin del estado de alarma. Pablo Casado ha culpado a Pedro Sánchez de las aglomeraciones de este fin de semana, e incluso le ha acusado de provocar contagios y muertes. “Nos produce mucha pena ver las escenas de aglomeraciones en las calles y el único responsable es Pedro Sánchez, porque no ha querido aprobar una ley de pandemias como le llevamos pidiendo durante un año”, se ha quejado Casado en un acto del PP europeo en Madrid. “Si ahora mismo no hay un plan b y hemos pasado al plan c de caos, el único responsable es el Gobierno de España. La absoluta irresponsabilidad del Gobierno de España cuesta vidas”, ha defendido. Los populares insisten en que su propuesta de legislación alternativa solucionaría los problemas, aunque la reforma de la ley no podría permitir el toque de queda, pero sí ciertas restricciones a la movilidad. “Hago un llamamiento casi a la desesperada Sánchez para que modifiquemos la ley, porque si no será responsable [de las aglomeraciones], e incluso lo puede ser a nivel legal”, ha cargado Casado.

Según el PP, en 15 días sería posible aprobar esta reforma legislativa. El principal partido de la oposición rechaza que vuelva a decretarse un estado de alarma. “Esa fase del chantaje legislativo ya ha pasado”, ha señalado García Egea, y ha criticado que el último estado de alarma durase seis meses.

Ciudadanos, por su parte, ha puesto de nuevo sobre la mesa su propuesta para que la Audiencia Nacional convalide las propuestas de restricciones. El vicesecretario general del partido, Edmundo Bal, ha destacado que sería una forma de evitar “los espectáculos extraños” de que unas comunidades “tengan toque de queda” y otras no. “Sería muy rápido que acordásemos esa reforma”, ha recalcado. Además, ha incidido, al igual que el Partido Popular, en que España ha pasado “del mando único al caos”. Por otro lado, ha destacado la necesidad de una reapertura “controlada” del ocio nocturno y ha pedido al presidente Sánchez que “lidere una acción de Gobierno” en este sentido. “Siempre será más seguro controlar un local de ocio nocturno que estos episodios que se producen en la calle”, ha apuntado, en referencia a las imágenes de aglomeraciones y botellones en la calle de este sábado en varias ciudades de España.

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha reconocido haberse “quedado de piedra” al plantear el ministro de Justicia la posibilidad de “realizar cambios legales adicionales” para que las comunidades autónomas gestionen la pandemia tras el estado de alarma. “Han estado tan seguros de las leyes, nos han dicho una y otra vez que no pasa nada, que está todo pensado, que hay total seguridad jurídica, ¿y ahora el ministro de Justicia dice eso? Entonces, ¿cómo lo tenían pensado? No pueden reconocer que han metido la pata”, ha asegurado en una entrevista en Euskadi Irratia. Además, ha insistido en solicitar la aplicación del estado de alarma en todo el Estado para después fijar las condiciones. “Luego ya veremos las medidas, porque, que haya estado de alarma, no supone que deba haber toque de queda o limitación de movimientos entre territorios”, ha dicho. También se ha mostrado favorable a una modificación de la Ley Orgánica de Salud Pública de 1986, una de las medidas propuestas por el PP en su plan b, aunque ha puntualizado que “se debería completar un poco más” y que “se deberían tocar otras leyes”.

Estas reacciones llegan horas después de que el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, expresara en un artículo en EL PAÍS la predisposición del Gobierno a acometer los cambios legales necesarios si el Tribunal Supremo veta los decretos de algunas autonomías para mantener el toque de queda o los confinamientos. A la vez, ha recordado que los presidentes autonómicos pueden pedir al Gobierno que apruebe decretos de alarma solo para sus territorios. Una postura expresada después de un fin de semana en el que los botellones y las fiestas sin medidas de seguridad tomaron las calles tras decaer el estado de alarma, el pasado domingo, lo que ha incrementado el temor a que se produzcan nuevos rebrotes.

En una entrevista en el programa Al rojo vivo de La Sexta, Campo ha matizado esa afirmación. El ministro ha explicado que no tiene “ningún problema” en “revisar todo”, si bien ha recalcado: “ahora mismo no hay necesidad ninguna de hacerlo y, por tanto, el Gobierno no se plantea un cambio normativo ahora”.